Loading...
Sin categoría

¿Está realmente en crisis la Universidad de Playa Ancha?

 

 Universidad de Playa Ancha.-

 ¿Rumor o crisis?

  • La gestión de las autoridades y los medios de comunicación han desencadenado una serie de rumores frente a la situación en la institución.

 

Por Constanza Barrientos, Camila Obregón y Constanza Montenegro

 

Los créditos bancarios, la gratuidad, las extensas movilizaciones y, para algunos, la administración deficiente son, según concluyen las fuentes consultadas para este reportaje, algunos de los elementos más relevantes que han desencadenado la inestabilidad económica en la que se encuentra sumergida la Universidad de Playa Ancha. Pero ¿qué gatilló esta situación? ¿Quién es el responsable? ¿Qué sucede realmente en la Universidad de Playa Ancha?

“Son una serie de universidades las que entran en crisis de dinero enorme y es algo que viene de arrastre, son varios los factores que han afectado la estabilidad y sustentabilidad de la universidades y de la Upla particularmente, manteniendo la crisis en la institución y siendo una de las causas directas la forma en que se encuentra estructurado el sistema”, indicó Reinaldo Salazar, Director del departamento disciplinario de matemáticas de la Universidad de Playa Ancha.

 

 

Desde sus inicios

La Upla es una institución pública estatal cuya fundación data de 1954 como  Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile y que en 1989, posterior a su fragmentación en contexto de dictadura militar (1973), renació bajo el nombre de Universidad de Playa Ancha. “Al desmembrarse la Universidad de Chile el dinero grande que se recibía se tomó y solo se empezó a dar en ciertas partes. La Upla en particular comienza a recibir un aporte estatal por muy debajo de sus necesidades. Si la UCH recibía una torta del 80%, nosotros un aporte del 0,2%; si daban $100 mil pesos, $80 mil eran para la UCH y 200 pesos para la Upla”, señaló Salazar.

Desde aquel cimiento la Universidad de Playa Ancha comenzó a forjarse y a desarrollar su identidad. Fue en 2006 cuando la institución dio  uno de los pasos, económicamente hablando, más grandes en materia de infraestructura y desarrollo estudiantil, según expresó María Francisca Briones Rosas, vicerrectora de desarrollo de la institución. En 2006 la universidad se planificó crecer  para recibir aproximadamente 10 mil estudiantes (actualmente tiene 8.525 alumnos) y para esto se debió aumentar la infraestructura. Según nos informó Luis Espinoza Brito, Secretario de la asociación de académicos de Upla (AFA), esto significó la construcción de edificios, como la facultad de artes por ejemplo y “para esto se requería mucha plata y eso significó que la universidad pidiera créditos corrientes y no corrientes, es decir, a corto plazo y a largo plazo”, agregó. Cabe destacar que ya pasado el año 2008 la universidad poseía un patrimonio superior a los 20 mil millones de pesos, según cifras del departamento de finanzas.

Parafraseando lo expresado por el presidente de la Asociación de Académicos de la Upla (AFA), Bernardo Soria Ibacache, fue a raíz de lo anterior que empezaron a desencadenarse una serie de elementos que, sumados a otros sucesos que aparecieron a lo largo de la historia de la institución, trajeron consigo la crisis económica más grande que ha tenido la universidad

 

 

Endeudamiento

“La infraestructura, los laboratorios, la investigación, todo es plata y se debe considerar que para que la universidad crezca nos vemos obligados a endeudarnos”, señaló la vicerrectora de desarrollo, frente a los numerosos préstamos que la institución ha solicitado al banco.

Gráfico 1

Fuente: Departamento de Administración y Finanzas Universidad de Playa Ancha

 

Entre 2014 y 2018 la Upla ha solicitado créditos de elevadas cifras, superando los 10 mil millones cada uno y siendo en  2017 el año en que el préstamo fue más alto (16.237 mil millones) Pero, ¿que los ha llevado a seguir endeudándose?

Consultamos con Carolina Canales Martínez,  Directora del departamento de finanzas y presupuestos de la universidad y, según su declaración,  una de las razones por las que la institución recurre a elevados préstamos es por la acreditación.

“En octubre del 2016 nos acreditamos 5 años y eso ha tenido un costo altísimo, porque estar acreditados en el actual sistema tiene un montón de costos: tener profesores de mejor calidad y mayor cantidad de investigaciones”, señaló Canales.

Si analizamos el gráfico 1 podemos notar como el nivel de endeudamiento aumentó considerablemente en 2017, exactamente un año después de que a la universidad se le otorgó la acreditación por cinco años.

 

Los medios frente a la crisis

Los medios de comunicación, cualquiera sea su plataforma,  han jugado un rol importante en las percepciones que los diferentes estamentos de la institución se han formado respecto a la situación que se afronta.

En primer lugar, tenemos el sentir de los funcionarios. “Rectoría en el fondo informa lo que quieren informar a través de los medios, no hacen ver lo que realmente está pasando en la institución. Ahora, con este nuevo director de comunicación que llegó, que lleva dos meses, yo creo que va a ser lo mismo”, expresó Silvio Bahamondes Galdames, tesorero de la asociación de funcionarios de la Upla, agregando también que como gremio intentan socializar la información pero muchos no entienden lo que está ocurriendo y sienten que la autoridad no se ha preocupado de ellos.

En segundo lugar, tenemos la voz del alumnado, quienes se refieren al actuar de las autoridades de la Upla frente a la comunidad  como “una estrategia comunicacional mal ejecutada”, señaló Gabriela Torrealba Pizarro, alumna de Enfermería  de la institución.

Y, en tercer lugar, pero no menos importante,  la opinión pública. Fue a través de redes sociales, específicamente twitter, donde más mención se hizo de la Upla el último mes. Si bien, no se tiene certeza de si los comentarios eran referidos a la crisis, se alcanzó un total de 1.148 post el último mes, según emana la Dirección General de comunicaciones de la Upla en su informe de imagen institucional 2018.

Cabe destacar que la prensa escrita y los portales en línea han sido los que más se han pronunciado respecto a la denominada crisis de la Universidad de Playa Ancha. Según cifras de la Dirección General de comunicaciones de la Upla, de 175 apariciones en medios de comunicación en el último mes, la institución fue nombrada  51 ocasiones en prensa escrita  y 102 veces en portales digitales

Según publicó la revista El Pulso de La Tercera, cinco de las 18 universidades estatales existentes en Chile poseen deudas que sobrepasan los $10 millones, siendo la Universidad de Playa Ancha la que lidera el ranking con una morosidad que sobrepasa los $240 millones. Dicha cifra es cuestionable, ya que, según los resultados del informe financiero generado por la Upla con respecto al 2018, se señala una ganancia $148.649 mil millones, cifra positiva que no era vista desde 2014. Dichos números son considerablemente más elevados en comparación a los publicados por la plataforma digital, por lo que se cree, según lo dicho por la Directora de finanzas de la institución, que aquella cifra publicada por el medio solo hacía referencia a una cuenta específica y no al resultado total.

Además, fue 2016 el año en que más pérdidas sufrió la institución, alcanzando una deuda de $3.994.011 mil millones y en este mismo periodo no se emano ninguna noticia respecto a la situación financiera de la universidad.

Gráfico 2

Fuente: Departamento de Administración y Finanzas Universidad de Playa Ancha

 

La misma plataforma, además de referirse a la Universidad de Playa Ancha como la universidad estatal más endeudada, señaló que esta había sido amenazada de embargo.

“Imagínate se habla de embargo y aquí nunca llegó ningún documento que hablara de embargo. Pienso yo que fue una especie de estrategia política, ya que a la semana de haberse  publicado aquella noticia de que nos iban a embargar el Estado nos mandó una plata que nos debía”, señaló Carolina Canales, Directora de finanzas de la Upla.

Según el último informe de patrimonio de la Universidad de Playa Ancha, la institución cuenta con $30.161.515 mil millones e infraestructura, dentro de lo cual la supuesta deuda millonaria publicada por El Pulso no equivaldría más que el 0,008% de este total.

 

Rol del Estado

Si bien, se podría justificar de cierta forma los desfases financieros de la universidad, aun así, “falta determinar un responsable del origen de estas problemáticas que no solo aquejan a la Universidad de Playa Ancha, sino que a todos los centros de estudios estatales”, expresó María Francisca Briones, vicerrectora de desarrollo.

”La crisis financiera parte con los defaces que van ocurriendo con la entrega de recursos por parte del Estado. Nosotros tenemos fuentes de financiamiento externa que pueden apalancar ciertos recursos y a la vez los únicos recursos que nos nutren son el pago de los estudiantes en relación a  sus aranceles”, señaló Briones, con relación al papel que está jugando el estado en toda esta polémica sobre la crisis en las universidades estatales.

Además, la Directora del departamento de finanzas contó que las platas que recibe la universidad por parte del Estado están muy por debajo de lo que se cobra por arancel en la institución, sin contar la demora en el envío de estos mismos pagos. “A veces han pasado cuatro o cinco meses en que el Estado no manda recursos, entonces hay un montón de cosas que no se saben y eso afecta, porque yo me tengo que endeudar en esos meses, ¿cómo le pago a los profesores?, ¿ cómo pago arriendo, luz, agua?, ¿cómo nos financiamos?, indicó.

 

Gratuidad  ¿Un factor clave?

La educación gratuita y de calidad es una lucha que se viene dando en Chile hace más de diez años donde los estudiantes han abandonado el aula para salir  a las calles, buscando así, mejoras en el sistema de educación y luchando por un acceso igualitario a esta.

Con la aprobación de la cámara y  del Senado fue puesto en marcha, en el año 2016,  uno de los pilares fundamentales dentro de la reforma educacional, la gratuidad.

Según el Ministerio de Educación, la gratuidad tiene como propósito darle la posibilidad de acceso a la educación superior a miembros de las familias pertenecientes al 60% de menores ingresos de la población. Estas personas deberán estudiar en aquellas instituciones adscritas a este beneficio como universidades estatales, privadas no estatales comprendidas en el art. N°1 del DFL N°4 de 1981 y privadas que estén acreditadas al 31 de diciembre de 2018 por lo menos cuatro años, que estén constituidas como personas jurídicas sin fines de lucro y, en caso de tener contralor o contralores, que éstos sean personas naturales o jurídicas sin fines de lucro.

Pero no todo puede ser color de rosa y para muchos la gratuidad es la gran culpable de la crisis que enfrentan las universidades estatales en nuestro país y la Universidad de Playa Ancha no es la excepción a la regla.

 

“La Upla es la universidad que cuenta con mayor cantidad de alumnos con este beneficio, casi un 80%. Esto debiese tener un valor, ya que significa que estamos atendiendo a los grupos con mayores problemas económicos, entonces no es lo mismo la Universidad de Playa Ancha que la Universidad Católica de Chile donde se atiende la élite del país”,  indicó Bernardo Soria Ibacache, presidente de la Asociación de Funcionarios Académicos de la institución (AFA).

Por otra parte, Patricio Sanhueza, rector de la Upla indicó a El Ciudadano que, “el Ministerio de Educación  es quien no ha entregado los fondos correspondientes a la gratuidad los cuales deberían llegar mes a mes, sin embargo, la universidad sólo los ha recibido hasta junio de 2018”. Agregando, que la deuda sería cancelada a comienzos de noviembre, pese a que la fecha inicial era en agosto.

Con lo anterior la universidad se ha visto enfrentada a un problema no menor  y que ha debido solucionar, al igual que otras instituciones estatales, endeudándose hasta en 12 mil millones de pesos como es el ejemplo del año 2018.

 

Movilizaciones

Si bien las banderas de lucha van cambiando a lo largo del tiempo, la Upla siempre se ha caracterizado por su compromiso social. Este 2018 el movimiento feminista tuvo a la universidad movilizada por más de tres meses y  sin duda alguna, ha sido uno de los más extensos y polémicos de los últimos años y que no sólo comprometió a los estudiantes, sino que también a académicos y funcionarios quienes solidarizaron con la causa y los petitorios.

“Esta es una linda universidad que tiene una mística muy bonita, aquí hay  gente que viene desde Arica a estudiar por la mística”

Pero al igual que toda acción esto trajo consecuencias no menores para el prestigio y el estado financiero  de la institución. Así lo deja ver el académico y presidente de la AFA, Bernardo Soria Ibacache, quien indica que “la movilización fue casi suicida. Estoy convencido que no ganó nadie y perdimos todos”. Esto debido a que fuimos la última casa de estudios en volver a la normalidad académica, instalándose así, un errado imaginario colectivo sobre la realidad que se vive dentro de la  Upla y sus profesionales.

 

Para ejemplificar de mejor manera lo anterior, el académico de la Facultad de Ciencias Sociales realizó la siguiente analogía: “A mí se me quemó la casa el año 2014 y cuando pasa no tienes donde dormir, no tienes donde leer, donde ver televisión, aquí es lo mismo, estamos incendiando nuestro propio hogar”.

 

Por otra parte, María Francisca Briones Rosas, vicerrectora de desarrollo de la universidad, dejó en claro que no es sólo una cuestión de prestigio social, sino que afecta en la economía de la casa de estudio. Enfatizando que bajo este contexto el retraso en la entrega de los fondos por parte del Estado es aún mayor y agregando que con las movilizaciones desertan una cantidad importante de estudiantes, obligando a la institución a devolver una parte de los recursos.

 

Sin embargo y en contraste con lo anterior, los resultados emanados por rectoría en relación al estado financiero en el que se encuentra la universidad presenta números positivos, debido a que durante el año 2018 y frente a las distintas situaciones que debió enfrentar la institución pudo lograr por sí sola un equilibrio, gastando, solamente, la base mínima para el funcionamiento sin estudiantes y las remuneraciones de los trabajadores. De esta manera es como el estado de resultado arrojó cifras positivas.

 

Rumores

Durante este último tiempo y luego de la errada publicación por parte de los medios de comunicación acerca del estado financiero en el que se ve involucrada la Upla, han surgido una cantidad no menor de rumores emanados desde la comunidad universitaria.

Uno de ellos y, quizás, el más potente tiene relación con el despido de once funcionarios y el ingreso, coincidentemente, de nuevas personas encargadas de desarrollar  tareas claves dentro de la institución.

Según lo que pudimos concluir de las fuentes consultadas, la gran mayoría piensa que los últimos despidos son para sustentar las remuneraciones de quienes ocupan los altos cargos. Sin embargo, Silvio Bahamondes Galdames, tesorero de la Afupla, nos señaló que esta situación obedece  a una política de reestructuración que está teniendo la universidad y que si bien fue una toma de decisión arbitraria por parte de la autoridad, la gran mayoría de las personas fueron advertidas de la situación en la que se encontraban involucradas.

 

 

“Lo mejor para desarmar un conflicto es poner las cartas sobre la mesa. La política de esta universidad  es el secreto y es pésima, porque en la medida que no se entrega información la gente la crea igual. El rumor es muy poderoso”

 

Otro de los rumores que ha hecho eco en la casa de estudio dice relación con la elevada remuneración que recibiría el rector mes a mes. Aquí las opiniones son variadas, algunos creen que el sueldo se justifica en relación al rol que desempeña dentro de la institución y otros que no, que dicha remuneración es excesiva considerando que somos una universidad estatal que carece de recursos.

 

Gráfico 3

Fuente: Ley de transparencia (20.258)

 

Conclusión

 La Universidad de Playa Ancha desde sus inicios, que datan de 1989, ha podido sentir los desfases financieros. Por una lado, el desmembramiento de la Universidad de Chile que trajo como consecuencia que la institución recibiera por parte del Estado ingresos muy por debajo de sus necesidades. Por otro lado, la implementación de nueva infraestructura lo que generó un elevado endeudamiento por parte de la universidad y que la tiene pagando créditos hasta hoy.

Además de estos indicadores económicos, es preciso tener en consideración el rol que jugaron los medios de comunicación en la generación de una opinión pública sobre la situación, que trajo como consecuencia también el nacimiento de rumores que avivan la inquietud entre los funcionarios, académicos y alumnos.

Resumiendo, tenemos el arrastre histórico de la deuda, la implementación de nueva infraestructura, los elevados créditos a raíz de la compra de patrimonio y contrata de personal por temas de acreditación, el rol que jugaron los medios de comunicación, la gratuidad, las movilizaciones y los retraso de los pagos por parte del Estado hacia la institución.

Entonces, ¿qué gatilló esta situación? ¿Quién es el responsable? ¿Qué sucede realmente en la Universidad de Playa Ancha? Observe las cifras y los hechos plasmados aquí y juzgue por usted mismo.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *