Loading...
Reportaje

Recorte al fondo del fomento del libro y la lectura en la región de Valparaíso

Datos arrojan que el año 2018, en el segundo gobierno de Sebastián Piñera, el presupuesto bajó un 25% con respecto al período que abarca desde 2014, año correspondiente al gobierno de Michelle Bachelet.

 

 

 

El consejo nacional del libro y la lectura es el organismo que dispone las políticas públicas de desarrollo en su área y asigna los recursos del fondo nacional de fomento del Libro y la Lectura, a través de convocatorias anuales a concursos públicos. “El objetivo principal de este fondo es fomentar y promover proyectos, programas y acciones de apoyo a la creación literaria, la promoción de la lectura, la industria del libro, la difusión de la actividad literaria, el fortalecimiento de las bibliotecas públicas y la internacionalización del libro chileno.” (Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, 2019).  Sin embargo los últimos datos arrojan que el presupuesto ha bajado, produciéndose una contradicción entre el objetivo que propone el consejo y la práctica de este mismo.

 

Fuentes entrevistadas confirman que “el problema está en la falta de profesionalización de los jurados. Hay personas que están años y se mantiene su mismo criterio unificador, que a veces no es el ideal. Se mantiene la entrega de fondos a instituciones que ya están consagradas y que también tienen financiamiento de entes privadas” (Gladys González, gestora cultural y editora en libros del “Cardo”). Así, dentro del gobierno de 2018, se evidencia que predomina el fomento a proyectos ya establecidos más que a iniciativas nuevas. Los más afectados son los relacionados con la lectura y los libros.

Marianela Riquelme, Encargada Comp. Organizaciones Culturales Comunitarias, Red Cultura Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio  declaró: En materia de presupuesto han habido varias dificultades a partir de octubre, que tienen que ver con descuentos a seis organizaciones culturales. Las 6 organizaciones públicas de reconocimiento a nivel nacional, no tuvieron ninguna referencia en información respecto de la rebaja presupuestaria.”                                                                                                                          

 

Para saber cómo ésta baja afectó a las personas que utilizan estos fondos, conversamos con Cristóbal Gaete, periodista y escritor quien ha utilizado fondos nacionales para realizar su trabajo en la zona porteña. Cristóbal hace una comparación con países vecinos como por ejemplo, Perú y Argentina. El afirma que estos no cuentan con un  sistema de financiamiento en la Cultura y las Artes como lo existe en Chile y por eso nuestro país es privilegiado. Sin embargo, considera que hay problemas desde arriba, por parte de quienes hacen las bases. Además, piensa que las prioridades de los jueces están movidas por motivos absurdos. “Hay una lista de inhabilitados que es gigantesca y por razones increíbles. Gente que no se gana los proyectos porque no fue a un colegio. Lo afirmo porque yo sé que es así”.

 

Cristóbal Gaete, investigador y periodista

Libros del proyecto financiado de Cristóbal Gaete, entrevistado.

 

Gladys, quién desde el año 2004 postula a fondos concursables, menciona que los proyectos con mayor fomento son los que ya tienen financiamiento por entes privad

Gladys González, gestora cultura

as. Y así, la idea de que el Estado requiere de la colaboración privada para ampliar la oferta cultural se reafirma en el actual primer semestre de gobierno de Sebastián Piñera. El Museo de Arte Precolombino y la Fundación Teatro a Mil son instituciones de iniciativa privada, con prestigio en América Latina y líderes en sus áreas.

 

Diversas organizaciones como por ejemplo la Unión Nacional de Artistas, la coalición por la diversidad, Adcultura, Sidarte, APCT y Editores Chile, lanzaron una declaración pública para manifestar su preocupación en torno a los recortes en el presupuesto destinado a la cultura y sus implicaciones. Esta parte reivindicando los recortes prácticamente de un tercio de sus presupuestos a instituciones como Santiago a mil, Balmaceda arte joven y el museo Violeta Parra, que tendrán un 30% menos para su funcionamiento.

 

Diversas opiniones confirman que el problema se encuentra en las bases y más aún en el Estado, ya que dejan de lado aquello que te asegura una proyección en el tiempo, como proyectos individuales e incipientes antes que grupos ya consolidados.

 

“A mi entender, el estado se desentiende de sus líneas de acción, dejando un poco a la deriva el funcionamiento y dando paso a validar también el sistema de concursabilidad, lo que te permite financiar algunas cosas de estos centros culturales, pero no te permite una proyección en el tiempo.”. Afirmó Christopher Ortega Silva, Actor, productor teatral y profesor Escuela de Teatro UV.

Organizaciones y sindicatos presionaron y se logró frenar el recorte, aprobando la ley de
presupuesto vigente hasta el presente año. “los artistas y gestores culturales
organizados pueden conseguir muchas cosas. Creo que podríamos organizarnos y
conseguir muchos más, en este momento hay proyectos pendientes, durmiendo en el
senado, como la ley de fomento a las artes escénicas

 

El fomento a ciertos tipos de proyectos en áreas como el Libro y la Lectura, implica que sí existe un interés por educar a la población con respecto a la importancia de cultivar y mantener proyectos incipientes en materias que ayudan al crecimiento intelectual y cultural de la población. Si esto no se ve evidenciado, se entiende que el gobierno tiene otro fin.

 

Links para más información

 

https://drive.google.com/drive/folders/1LO617CoyfLEH2YeWPNDQnE1jh-ztaMpE

 

http://www.observatoriopoliticasculturales.cl/OPC/wp-content/uploads/2018/10/Informe-Presupuesto-Cultura-2019.pdf

 

 

http://www.observatoriopoliticasculturales.cl/OPC/wp-content/uploads/2017/02/Informe-resultado-fondos-de-cultura-del-CNCA-2017.pdf

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *